¿Qué gano al dejar de fumar?
Dejar de fumar es una de las mejores desiciones que puede tomar en su vida, independientemente del tiempo y del número de cigarros que haya consumido. Los beneficios que se obtienen al dejar de fumar son mayores que las molestias ocasionadas por el síndrome de abstinencia.

Es importante conocer estos beneficios que se adquieren en el momento en que se apaga el último cigarro pues ayudan a reforzar la abstinencia, algunos de éstos son:

1. Se libera de la esclavitud que implica una adicción como el tabaquismo. Ya no tendrá que estar buscando un lugar donde fumar, o saliéndose de las reuniones en las que se prohibe fumar, dejará de temer los vuelos largos, también dejará de arriesgarse a salir mientras llueve o en las noches para conseguir cigarros.

2. Mejora su economía. Haga un sencillo ejercicio, multiplique lo que gasta en cigarrillos, encendedores, pastillas para el aliento y desodorantes de ambiente cada semana por 52 (un año), a lo que obtenga multiplíquelo por el número de años que ha fumado. El resultado es aproximadamente lo que ha gastado o más bien malgastado comprando cigarros y dañando su salud. Calcule aquí su gasto


3. Mejorará su aspecto físico. Los radicales libres que se generan en el humo del cigarro dañan y avejentan la piel del rostro, producen arrugas y la resecan. Además el alquitrán produce manchas en los dedos y uñas, así como en los dientes, también la irritación crónica provoca gingivitis y puede determinar la caída de los dientes. Asimismo, en los fumadores prolifera una flora anormal en la cavidad bucal, lo que les produce mal aliento (halitosis). Por todo esto es sencillo comprender que al dejar de fumar su aspecto y su olor corporal empieza a mejorarse de manera casi inmediata.

4. Dejará de contaminar el aire y de contribuir a que personas cercanas a usted se transformen en fumadores involuntarios. Esto es especialmente importante cuando hay niños, mujeres embarazadas o enfermos a su alrededor, ya que estos grupos son especialmente susceptibles a los efectos del humo de tabaco. Por otra parte su casa o el lugar donde acostumbra fumar mejorará su olor notablemente. Al dejar de fumar su familia gozará de más salud y de una mejor calidad de vida.

5. Sus hijos no aprenderán de usted el vicio de fumar. Recuerde que los niños tienden a imitar a los adultos. Si no fuma tendrá autoridad moral para recomendar o aconsejar a sus hijos adolescentes que no se inicien en el tabaquismo.

6. Su autoestima se incrementará. Diversos estudios han demostrado que es más difícil dejar de fumar que dejar de consumir heroína o cocaína. Si usted es capaz de dejar de fumar se sentirá como un verdadero triunfador ante una de las drogas más adictivas: la nicotina.

7. Por último, lo más importante mejorar su salud de manera inmediata, ya que:

  • Después de haber apagado el último cigarrillo, a los 20 minutos la tensión arterial, la frecuencia cardiaca y la temperatura corporal se normalizan.
  • A las 8 hrs. el Monóxido de carbono (CO) se reduce en sangre y el oxígeno (O2) normaliza su concentración.
  • A las 24 hrs. el riesgo de ataque cardíaco se reduce.
  • A las 48 hrs. las terminales nerviosas se ajustan a la ausencia de nicotina, y tanto el gusto como el olfato inician una mejoría.
  • A las 72 hrs. los bronquios y bronquiolos se relajan permitiendo una mejor respiración y se incrementa la capacidad respiratoria.
  • Después de un mes, la capacidad física aumenta y por lo tanto el cansancio es menor con cualquier actividad.
  • A los 6 meses, se reducen los catarros, los resfriados y las molestias de la garganta.
  • A los 9 meses mejora el funcionamiento de los bronquios y disminuye el riesgo de infecciones en aparato respiratorio.
  • Al año, es menor el riesgo de trombosis o embolias cerebrales y el riesgo de infarto se reduce a la mitad.
  • A los 5 años el riesgo de enfermedad cardiovascular se reduce, siendo igual a la de una persona que nunca ha fumado.
  • A los 10 años el estado de salud se iguala a la de una persona que nunca ha consumido tabaco.

Por todo esto, se ha observado que cuando una persona deja de fumar a tiempo incrementa 10 años su esperanza de vida, además con buena calidad de vida. Así pues, dejar de fumar es darse UN REGALO DE VIDA.